“LA EDAD CRONOBIOLÓGIA DE UN PACIENTE NO DETERMINA SU FUTURO”


Hace tiempo ya había comentado que no compartía la posición de las Sociedades científicas sobre sus recomendaciones para la toma de decisiones éticas sobre el acceso de pacientes a unidades de cuidados intensivos en situaciones de pandemia.
Como resultado y dado que no hay más listas que las que ofrece el Ministerio, hasta hoy solamente 381 pacientes mayores de 80 años fueron ingresados en las UCIs.

ANTECEDENTES DE HECHO
La mortalidad del grupo de UCI se desconoce. Pero si la del grupo de mayores de 80 años diagnosticado de COVID-19, donde los fallecidos llegan al 41.3%.

Que ha habido una clara decisión de no ingresar a este grupo de octogenarios está claro, y yo dudaba y dudo si era ético.

He leído detenidamente las recomendaciones citadas. Además, se hicieron públicas en los medios de comunicación y ya se hablaba de si había una clarísima limitación. Desconozco la aceptación o no de los médicos en base a estos argumentos.
En ella refieren que en momentos difíciles se aconseja tener un equipo o comité de ética (arduo difícil, por no decir imposible en la mayoría de los Hospitales en España).
Desconocemos muchas cosas aún. Pero lo que me puso en alerta es que se incluyera la edad como un factor a la hora de dilucidar prioridades y propuestas de tratamiento independiente si los pacientes tienen o no comorbilidades (quiere decir dos o más enfermedades crónicas)

El problema antes de ocurrir en España, se tomó ejemplo de lo que se hizo en Italia, con una clara posición de limitar por edad en sus guías (aunque curiosamente sus guías no ponen exactamente números de edad), pero lo cierto es que así se hizo.
Ahora el problema es en España y los planes de contingencia de las sociedades se instauran a partir del día 10 de marzo. Las recomendaciones de la Sociedad Española de Medicina intensiva junto a la Sociedad Española de de Geriatría y Gerontología y otras 20 más, se posicionan por introducir el factor edad. Por muy bien que quieran explicarlo, hay un sesgo o limitación con respecto a grupos de edad inferiores. Creo que, desde mi punto de vista como médico, especialista en Medicina Intensiva, con más de 35 años de profesión, estas guías no me representan en este punto en concreto y además considero que son potencialmente denunciables, desde un punto de vista ético.

ANTECEDENTES DE DERECHO

Bien, me he puesto a indagar y por ejemplo en los EEUU, tienen múltiples Universidades y centros de Bioética, además de grupos muy potentes como los de la SAG (Sociedad Americana de Geriatría) en ingles AGS. Además, han tenido brotes de H1N1 en muchos casos con situaciones similares al COVID. De hecho, la mayoría de los guías, se hicieron hace 10 años.

Pues bien, dispongo de varias listas y entre ellas ésta con algunas de las Sociedades Médicas Americanas, Universidades, Departamentos de Medicina Crítica, Grupos de Ética, El Fondo de Educación y la Oficina de Defensa de los Derechos de los Discapacitados (“DREDF”) de los EEUU así como La Oficina de Derechos Civiles de EE. UU. abogan por preservar los derechos civiles, que manifestaron hace relativamente poco tiempo lo siguiente:

“Nuestras leyes de derechos civiles protegen la igual dignidad de cada vida humana del utilitarismo despiadado”, dijo Roger Severino, director de la oficina, en un comunicado de prensa. Su oficina está abriendo las investigaciones para garantizar que los planes de racionamiento en cuestiones de salud obligatorios por el estado “cumplan plenamente con la ley de derechos civiles”.

Dijo que su oficina había escuchado de “un amplio espectro de grupos de derechos civiles, grupos provida, grupos de derechos de personas con discapacidad, de destacados miembros del Congreso de ambos lados del pasillo, de personas comunes que están preocupadas por sus derechos civiles en este momento”. de crisis “.
Rechaza el racionamiento de la atención médica basada en discapacidad, y en la edad incluso en tiempos de crisis.

Ante la crisis de COVID-19, las consideraciones equivocadas sobre la calidad de vida de una persona con discapacidad pueden constituir igualmente una implementación injustificada e ilegal de un sistema de racionamiento de atención médica. Aún con un Sistema de salud muy afectado durante estos tiempos difíciles, las decisiones de tratamiento y las políticas generales aún no discriminan.

1.- Los médicos no pueden negar o limitar la atención a las personas discapacitadas debido a su discapacidad
2.-Los médicos no pueden negar o limitar la atención debido al hecho de que una persona discapacitada puede tener una menor probabilidad de supervivencia o requerir cuidados intensivos
3.- Los médicos no deben confiar en los juicios de calidad de vida al decidir si negar o limitar el tratamiento con COVID-19
4.-Los médicos no pueden negar o limitar el tratamiento a una persona con discapacidad porque pueden requerir adaptaciones razonables

La Asociación Americana de Geriatría ha dado sus posiciones que incluyen:

(1) Evitar la edad per se como un medio para excluir a cualquier persona de la atención;
(2) Evaluar las comorbilidades y considerar el impacto dispar de los determinantes sociales de la salud;
(3) Alentar a los responsables de la toma de decisiones a centrarse en los posibles resultados de pronóstico a corto plazo (no a largo plazo);
(4) evitar criterios auxiliares tales como “años de vida salvados” y “esperanza de vida prevista a largo plazo” que podrían perjudicar a las personas mayores;
(5) Formar y fomentar comités de triaje encargados de asignar recursos escasos;
(6) Desarrollar estrategias institucionales de asignación de recursos que sean transparentes y se apliquen de manera uniforme; y
(7) Facilitar la planificación adecuada de atención anticipada

Centros firmantes:
1. University of Utah School of Medicine, Salt Lake City, UT

2. VA SLC Geriatric Research, Education, and Clinical Center, Salt Lake City, UT

3. University of Utah Health Interprofessional Education Program

4. Section of Pulmonary, Critical Care, and Sleep Medicine, Department of Internal Medicine, Yale School of Medicine, New Haven, CT

5. University of Utah S.J. Quinney College of Law, Salt Lake City, UT

6. University of Utah Department of Philosophy, Salt Lake City, UT

7. Division of Geriatrics, Department of Medicine, University of

8. California, San Francisco, San Francisco, CA

9. UT Southwestern Medical Center, Dallas, TX

10. Department of Emergency Medicine, Weill Cornell Medicine/New York-Presbyterian Hospital, New York, NY

11. Cahn School of Medicine at Mount Sinai, New York, NY

12. Geriatrics Research, Education and Clinical Center, James J. Peters VAMC, Bronx, NY

13. University of California, San Francisco, San Francisco, CA

14. Good Samaritan Hospital, Vincennes IN

15. Union Hospital, Terre Haute, IN

16. Massachusetts General Hospital, Boston, MA

17. University of Michigan Medical School, Ann Arbor, MI

18. VA Ann Arbor Geriatric Research, Education, and Clinical Center (GRECC), Ann Arbor, MI

19. Baylor College of Medicine, Houston, Tx

20. Michael E. DeBakey VA Medical Center, Houston, TX

21. University of Utah College of Nursing, Salt Lake City, UT

22. UCLA Borun Center for Gerontological Research, Los Angeles, CA

23. VA Los Angeles Geriatric Research Education and Clinical Center, Los Angeles, CA

24. RAND Corporation, Los Angeles, CA

Algún jurista podría decirme, si en España, hay algunas leyes que protegen contra decisiones de este tipo. Tenemos la Carta Magna, decisiones del Tribunal Supremo, etc. Esto no lo hago o lo digo para fastidiar o devaluar un trabajo, es que “personalmente” me parece antiético. Nadie debe tomar posición contra el derecho de quien vive o no, incluso en tiempos de crisis. Si en tiempos de no crisis, se cuando debo ingresar a alguien con independencia de su edad y/o condición mórbida.

Yo he hecho muchas limitaciones en aquellos casos que correspondían. He tenido incluso enfrentamientos con la Dirección de mi Hospital y con colegas en base a una futilidad terapéutica. Uno aprende a base de eso.

Los intensivistas ya tienen muy claras sus ideas de ingreso y uso de los recursos disponibles. Lo hemos hecho toda la vida (La última cama en UCI). ¿A que viene esta posición ahora?
Y lo peor, ¿quien podría haber tenido más interés en ello? ¿El ministerio? ¿Ese que dice que las recomendó, pero solo a titulo orientativo, echando el muerto a los médicos, cuando fueron públicas?.

El estar fuera de España y haber trabajado en sitios dispares, me ha dado a tener una mentalidad más abierta, pero mis principios nunca han cambiado.

Más de 182 artículos relacionados me he leido en estos últimos tiempos, tengo unos tres artículos casi acabados y pendientes de datos, como previo paso para publicarlos.
La literatura médica está llena de estos criterios Pro-Vida.

The Journal of Pearls in Critical Care (JPCC)

Herrero-Varon's MD Editors. Changchun (Jilin, China) and Houston (TX, USA). Language EN/ES 2011-2020

A %d blogueros les gusta esto: